martes, 14 de octubre de 2008

Debajo del parral








1 comentario:

Me dicen Lidín. dijo...

Qué bonito parral, yo tenía uno en mi casa de Sta. Fe y también glicinas, una preciosura. Pero mi mamá se quejaba porque el parral y su fruto oscuro, le manchaba el piso.
Beso.